Publicaciones

“Cada día es un reto, hay que conquistarlo”
Especiales

“Cada día es un reto, hay que conquistarlo”

(Por: Por: Luis Miguel González Rosell).- El arzobispo de Trujillo, monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, cumple en setiembre 15 años de haberse hecho cargo de la Arquidiócesis. Nombrado por el hoy papa San Juan Pablo II, llegó a Trujillo el 8 de setiembre de 1999 en medio de una algarabía popular y tomó posesión en una solemne celebración tres días más tarde el 11 de setiembre.

Con este motivo lo entrevistamos, justamente cuando terminaba de celebrar una misa con miles de jóvenes congregados en el coliseo del colegio Claretiano.

JUAN PABLO IIMonseñor Miguel, ¿qué sintió cuando el Papa lo convoca y le pide que acepte ser arzobispo de Trujillo.
Hummm, qué pregunta difícil. Desde el punto de vista humano yo estaba feliz porque me estaban asignando a una sede arzobispal metropolitana como la de Trujillo, que implica que el obispo recibe un palio, que significa cercanía con el Papa. Hay arzobispos titulares, que no reciben palio, porque no tienen sede metropolitana. Desde ese punto de vista humano yo estaba feliz, porque significa una gran confianza del Santo Padre. También porque venía a Trujillo, una arquidiócesis grande, e importante en la iglesia peruana, con mucha historia. Yo venía de ser obispo auxiliar de Lima y luego estuve en el obispado castrense.

¿Y no sintió temor por la enorme responsabilidad?
Honestamente no, porque desde que fui muy joven, desde que entré al convento de San Francisco, tuve muy clara mi vocación, mi amor por Cristo y la Iglesia. Sentí temor los días previos a mi ordenación sacerdotal, porque claro, es algo muy grande, importante, y les pasa a todos pero después no. Y volviendo al cargo que me asignaron nunca he sentido como un peso sino como un reto que hay que afrontar cada día y una oportunidad para trabajar por Cristo y la Iglesia.

Ud. tiene un dicho muy peruano “Se pone la carga y en el camino se va arreglando…”
“La carga se arregla en el camino”; es cierto. Es un dicho de nuestros campesinos de la sierra.

Como trujillanos podemos ver que estos 15 años han sido muy positivos. A nivel espiritual se nota mucho trabajo, y en el físico también.
Efectivamente, aunque cuando uno va al arzobispado en la parte exterior encuentra todo tranquilo, en el interior hay un fuerte trabajo. Para nosotros no hay sábados ni domingos. Trabajamos intensamente. Y yo quiero agradecer a todas las personas que me van ayudando, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos en esta labor pastoral.

Se puede ver la Catedral como ha sido recuperada… La Universidad católica.
Sí, y aún falta, para nosotros nuestra Catedral aún no está terminada. Todavía falta hacer varias cosas, entre las que destaca un retablo para la Virgen de Guadalupe, que es la Emperatriz de América, como la llamó San Juan Pablo II. Ella es la primera evangelizadora del continente americano. Pero también seguimos creciendo con la Universidad Católica, porque ahí se forman no sólo profesionales, sino también transmitimos valores humanos y por supuesto católicos, que serán personas que contribuyan con un desarrollo armónico del Perú, que ahora tanta falta nos hace.

Otro afán es la construcción del nuevo seminario para la formación de los sacerdotes. El actual ubicado en Moche fue en su momento, en los años 1960 cuando se edificó, moderno, pero ahora está desfasado, y por eso es que estamos abocados a la nueva construcción, porque gracias a Dios la Arquidiócesis de Trujillo sí tiene vocaciones y también ahí se forman de otras jurisdicciones así como de órdenes y congregaciones religiosas. Gracias a Dios tenemos vocaciones, porque nadie haría un nuevo seminario si no tuviéramos vocaciones. También estamos en el proceso de puesta en valor del local histórico del colegio seminario en el jirón Gamarra.

A nivel espiritual se nota un fortalecimiento grande
Evidentemente se trata de un intenso trabajo. Hemos recuperado y dado nuevos bríos a esta fiesta tan trujillana como el Corpus Christi. Encontramos a la arquidiócesis con alrededor de 50 parroquias, ahora tenemos 75 porque la atención espiritual de los fieles así lo requiere, pues la población ha crecido también.

Estamos llevando un plan pastoral en toda la arquidiócesis, que exige una coordinación con todos los párrocos, a quienes agradezco así como a todos los sacerdotes, religiosos y laicos. Y pronto lanzaremos la gran misión popular en toda la arquidiócesis.

Y qué mensaje da a los jóvenes en estos momentos que reciben mensajes de todo tipo.
Precisamente estamos terminando un Encuentro Juvenil y les he dicho a los jóvenes que la vida es un reto que hay que conquistar cada día. La familia se conquista, y si lo hacemos desde los valores evangélicos mucho mejor, vamos a ver la realización plena de las personas. El Evangelio nos enseña que hay que ser como Cristo, un empeñoso trabajador. El dijo “Mi padre trabaja siempre y yo también trabajo”, es una invitación a trabajar intensamente, basados en una fe firme, que no duda en Jesús. Hay que ser sanamente terco para lograr nuestros objetivos.

BPOLICLINICOQué mensaje da a las familias, Emaús se lee mucho en las casas, en los hogares
Igualmente es mi mensaje a las familias, como a los jóvenes, para que día a día se autoconquisten. Día a día tienen que renovarse, renovarse el amor, la fe, la fidelidad, la alegría, y para que estén siempre unidas que nunca falte el diálogo, diálogo entre esposos, diálogo entre padres e hijos. Dialogando siempre se van a arreglar las dificultades que se presentan en la vida, dialogando y teniendo como centro a Jesús y María en sus familias van a superar los problemas.

Hay un aspecto muy importante: Dios quiso nacer en medio de una familia, estar en el seno del hogar, con su padre jurídico San José y María, su santísima Madre. Esto es un hecho muy importante y un mensaje que nosotros tenemos que darnos cuenta de esto; es un valor muy grande sostener la familia y defenderla.

Tenemos que perdonarnos continuamente, porque el ser humano es imperfecto. El esposo no puede reprocharle siempre a la esposa porque también falla e igualmente la esposa no puede cargarlo siempre al esposo. Igual los hijos. Tenemos que perdonarnos siempre y eso va a permitir que la familia se renueve. El Papa Francisco tiene una recomendación muy interesante para los esposos: que nunca se vayan a dormir sin haberse hablado y perdonado. Que esa práctica la hagan todas las noches y eso permitirá que la vida sea más armoniosa y feliz.

Y cómo va la pastoral en la sierra?
Esta parte de la arquidiócesis tiene un tratamiento diferente porque las parroquias son extensas y hay muchos pueblos distanciados unos de otros. Entonces tratamos de buscar comunidades religiosas para que las atiendan, como por ejemplo Otuzco donde están los misioneros redentoristas que realizan un buen trabajo y atienden mejor a la feligresía. En estos momentos todas las parroquias están cubiertas y atendidas por los sacerdotes.

Monseñor, mucho se habla sobre casos de posesión diabólica, ¿se han dado casos en Trujillo?
Afortunadamente no. Mucho se ha hablado de poseídos en Trujillo, pero en todos los casos presentados al Arzobispado, los hemos estudiado bien y ninguno ha tenido esa característica. Todos han sido problemas de enfermedades mentales, casos siquiátricos, que tienen que ser tratados por los médicos. Y para evitar esa posibilidad hay que orar muchos, incrementar la práctica de la vida espiritual a nivel personal y familiar.

En el tintero quedaron muchas otras preguntas, pero el tiempo apremiaba y el arzobispo aprovechó para dar un mensaje de renovación y su bendición para los lectores de Emaús al cumplir sus 15 años como pastor de la grey trujillana.

Related posts

Deja una respuesta

Required fields are marked *

WordPress Theme built by Shufflehound. Copyright © 2017 Arzobispado Metropolitano de Trujillo Todos los Derechos Reservados