Publicaciones

Bodas de Oro: Religiosas Gerardinas en Trujillo
NOTICIAS

Bodas de Oro: Religiosas Gerardinas en Trujillo

Por: Hna. Esther Carranza Horna, Religiosa Gerardina

Hace cinco décadas se ha sembrado en Trujillo, “Capital de la Primavera” y la cultura, un ideal de servicio que San Gerardo Mayella ha sabido iluminar con su vida en un grupo de religiosas que asumieron el nombre de Congregación de las Hermanas Gerardinas, para cumplir en nuestra noble y amistosa ciudad, una generosa misión, orientada a la atención y protección de los niños más necesitados y sembrar una esperanza de dignificación de personas, mediante la educación humano- cristiana, de niños y niñas en las instituciones educativas.

La Congregación de las Hermanas Gerardinas tiene su casa matriz en San Antonio Abate, Nápoles, Italia, fundada por el sacerdote Moisés Máscolo, quien inspirado por el Señor dedicar la Congregación y todas sus obras a San Gerardo, un noble sacrificado y benévolo joven que consagró toda su vida al servicio de los más humildes. El Papa Pío X lo proclamó Santo el año 1826.

La presencia de las Hermanas Gerardinas en Trujillo, se remonta precisamente al año de 1968, cuando Monseñor Luis Baldo, misionero italiano de la Congregación Redentorista, solicita a la Madre General de la Congregación de Hermanas Gerardinas la presencia de un grupo de religiosas para que desarrollen su obra misional en el Perú.

El 1 de noviembre de 1968 tres Hermanas Gerardinas, con una sola idea, una noble misión y una prometedora esperanza iniciaron desde Italia su peregrinaje en barco con destino a Perú, Sor Vicenta Galasso, Sor Rafaella Savarese y Sor Pierina D’Aniello, llegan luego de una larga travesía de 22 días a Lima, llenas de ilusión y de optimismo.

En su paso por Lima son recibidas por Monseñor Alcides Mendoza y acogidas por 8 días en la Casa de la Congregación de las Madres Dominicas, para luego continuar su viaje a nuestra ciudad, donde llegaron los primeros días de diciembre del mismo año (1968).

Llenas de gozo e iluminadas siempre por el Espíritu del Santo, San Gerardo de los pobres y el carisma de la Congregación, desarrollan durante 4 años, labores habituales en el Arzobispado de Trujillo, incrementándose en todo momento su amor por los más necesitados y consolidando su vocación y amor por Dios.

Una vez establecidas en nuestra ciudad y con la ayuda de Monseñor Luis Baldo, inician las gestiones para conseguir una infraestructura que les permita concretizar su misión, lo que se logra cristalizar el año 1972 con el inicio de la construcción de su proyecto misional, lo que les permite aperturar una guardería, la primera en Trujillo, con la finalidad de albergar a niños de 0 a 5 años; a quienes se les brindaba formación cristiana y cuidados especiales. Bajo la dirección de Sor Vicenta Galasso esta generosa misión crece cada vez más al servicio de los padres de los niños, hombres y mujeres con quienes brindan la catequesis y el aprendizaje de oficios como bordados, tejidos y otras tareas manuales femeninas. En esta tarea se suceden, Sor Rafaela y Sor Carmen.

Posteriormente las Hermanas Gerardinas ampliaron sus servicios a niños en estado de abandono, poniendo en funcionamiento un Hogar Transitorio donde estos niños permanecen por un cierto tiempo bajo los amorosos cuidados de las Madres para luego ser adoptados por familias idóneas que les brinden la seguridad de un hogar, un sólido futuro y respetando todas las exigencias legales vigentes en nuestro país.

En 1983 solicitan ante los organismos educativos, la oficialización del servicio educativo para el nivel inicial, lo que posibilita que se incorporen a la nueva Institución Educativa destacadas maestras que junto a las religiosas hicieron de su vocación docente un testimonio de amor y de servicio, posibilitando que en 1999 su servicio se amplíe al nivel primario.

En la actualidad, las hermanas de la Congregación contribuyen a la educación peruana, dirigiendo instituciones educativas católicas en Lima y en esta hermosa ciudad de Trujillo, con el ideal de su fundador y bajo el espíritu de San Gerardo, continúan  la comprometida misión de la Congregación de las Religiosas Gerardinas, realizando un importante proyecto educativo, con innovaciones pedagógicas y usando los avances científicos, tecnológicos y humanísticos.

A través de estos años las Madres Gerardinas ha ido recibiendo a muchas jóvenes peruanas que se han unido a la Congregación para que como religiosas sigan el ideal y el servicio que trajeron las siempre recordadas religiosas italianas Pierina D’Aniello, Vicenta Galasso, Raffaela Savarese, Michelina Paseale, Eleonora Fontanella, Celestine Fontanella, Carmen D’Aniello y Rosa Galasso.

Al conmemorar los 50 años de la presencia misionera en el Perú de las Hermanas de la Congregación de San Gerardo, damos gracias a Dios por la sacrificada y noble misión de amor que vienen realizando sirviendo a los pobres, cuidando a los más indefensos y educando en valores a los niños que acogen en sus instituciones educativas. A la vez rogamos al Todopoderoso que las siga iluminando y alentando en la enseñanza y el ideal de su Padre y fundador Moisés Máscolo y sostenidas por la protección de San Gerardo, para que cristalicen sus deseos de hacer de cada niño una obra en la cual se refleje el amor de Dios, su justicia y su verdad; haciendo de él una esperanza y una promesa, en la nueva civilización del amor.

Gracias Dios por bendecir al Perú, con la presencia de las hermanas Gerardinas y por su sublime misión de amor.

Related posts

Deja una respuesta

Required fields are marked *

WordPress Theme built by Shufflehound. Copyright © 2017 Arzobispado Metropolitano de Trujillo Todos los Derechos Reservados