Publicaciones

“Ahora me digo: un Santo me abrazó y éste fue Juan Pablo II”
NOTICIAS

“Ahora me digo: un Santo me abrazó y éste fue Juan Pablo II”

(Emaús) El domingo 27 de abril, en la festividad de la Divina Misericordia, serán elevados a los altares los beatos Juan Pablo II y el Papa Juan XXIII, una fiesta de la Iglesia universal que ha llenado de expectativa a los fieles del mundo entero, especialmente los de Trujillo. Fue aquí donde el “Papa Peregrino” dejó una imborrable huella, ordenando a seis sacerdotes trujillanos (en Lima); visitando nuestra ciudad y presidiendo una solemne y multitudinaria misa en el hoy llamado Óvalo Papal, a los pies de la Inmaculada Virgen de la Puerta de Otuzco.

Los presbíteros ordenados, aquel 3 de febrero de 1985, fueron Sixto Linares Díaz, José Bohuy-trón Solano, Roosevelt Rodríguez Rodríguez, Santiago Ramos Velásquez; Francisco Guevara Abelardo y Wenceslao Tadeo Calvo.

Todos ellos hoy están llenos de emoción por tan magno aconte-cimiento que se celebrará en Roma, pues fue una gracia de Dios el haber recibido el Orden Sacerdotal por quien justamente estableciera la fiesta de la Divina Misericordia al final de su pontificado.

Emaús buscó a algunos de los sacerdotes mencionados para que nos compartan su alegría por este acontecimiento histórico. Conoz-camos la grata impresión del padre Wenceslao Tadeo Calvo, quien dirige espiritualmente la parroquia Sagrado Corazón en la urbaniza-ción Los Granados.

-¿Cómo tomó la noticia de la canonización de Juan Pablo II?

Pues con mucha alegría, y como bendición de Dios a este humilde servidor. Siento que Dios tiene en sus manos mi vida y me va guiando por caminos desconocidos, sólo tengo que ser dócil.

¿Qué hará el 27 de abril?
Estar unido en oración a éste acto trascendental y seguir la noticia que será muy bonita y alentadora.

¿Qué reto le propone esta canonización?
Dios pide una respuesta generosa en el cada día, y no desaprovechar esa oportunidad que me regala para ser mejor; en una palabra, ser Santo. Éste es el propósito y la meta de todo cristiano. Es el trabajo de todos los días, y vaya tarea!.

¿Cómo califica a Juan Pablo II?
Como un fiel siervo de Dios que cumplió su misión, animado e inspirado por el Espíritu Santo. Custodió la Doctrina dejada por nuestro Señor Jesucristo y no solo la custodió, sino que la anunció al mundo con sus visitas y mensajes.

¿Qué es lo que más recuerda cuando fue ordenado sacerdote por él?
Tengo el vivo recuerdo del momento del abrazo de la paz: cuando me dijo “pax tecum”, y respondí: “et cum espíritu”. Ahora me digo: un santo me abrazó y éste fue Juan Pablo II.

¿Cómo se vive la noticia de la canonización en su comunidad parroquial?
Nos estamos organizando para compartir este momento maravilloso. Tendremos unas horas de adoración al Santísimo, para darle gracias por esta bondad grande; concluiremos con la celebración de la Santa Misa, también alguna reseña biográfica del beato, presentación de vídeos.

Otro sacerdote, emocionado por la noticia, es Francisco Guevara de la parroquia Jesús y María en Laredo, quien aún vive el momento de su ordenación: “Siento un recuerdo muy emocio-nante, una vivencia actual, como si estuviera en este momento en la gran ceremonia con el Papa allí presente. ¡Cómo no sentirnos bendecidos y muy alagados por la canonización de Juan Pablo II!”, apuntó el clérigo.

(Por: Juan Andonaire – Prensa Arzobispado)

Related posts

Deja una respuesta

Required fields are marked *

WordPress Theme built by Shufflehound. Copyright © 2017 Arzobispado Metropolitano de Trujillo Todos los Derechos Reservados