facebook twitter icon youtube256

San Juan María Vianney

san juan maria vianney“El sacerdocio es el amor del Corazón de Cristo”. Esta definición de San Juan María Vianney parece ser una de las más profundas y adecuadas para profundizar en la importancia del Sagrado Corazón de Jesús. No hay otra que mejor sintetice la esencia misma del sacerdocio. Sin embargo, una definición abstracta es inútil si no se le acompaña con el testimonio. El sacerdocio se puede entender sólo a partir de la vida del sacerdote.

San Juan María Vianney subraya que el sacerdocio no sólo es de Cristo, sino “del Corazón de Cristo”. En otra ocasión, el santo dice que “este sacramento eleva al hombre hasta Dios”. La relación con el Creador es fundamental para el sacerdocio. “Cuando veáis al sacerdote, pensad en Nuestro Señor Jesucristo”. Sin esta relación personal con Cristo, con su Corazón, la vida del sacerdote no tiene sentido. Pero, ¿cómo puede el sacerdote mantener esta relación? Con la oración y con los sacramentos, con la Eucaristía y la confesión. El grado de identificación con Cristo, la santidad del sacerdote, está toda aquí.

El sacerdocio se perfila así en su última grande característica: un don para los demás. “El sacerdote no es sacerdote para él. No lo es para él, lo es para vosotros”, decía el cura de Ars. Al acercarse por primera vez a su futura parroquia, el santo francés preguntó a un joven si le podría indicar el camino de Ars. El joven se lo indicó y el santo le dijo: “Tú me has mostrado el camino de Ars, yo te mostraré el camino del cielo”. El sacerdocio es para los demás. No tiene sentido si no está relacionado con el amor por las almas. El sacerdote verdadero tiene sólo dos amores: Dios y las almas. A ellos dedica toda su atención. El sacerdote existe para amar al hombre como Cristo le amó, hasta el fin.

“El sacerdocio es el amor del Corazón de Cristo”. Llamado por Dios, identificado con Él por medio de la oración y los sacramentos. El sacerdote vive para hacer visible el amor de Cristo a los hombres. Se trata de un inmenso misterio, como decía el cura de Ars “el sacerdote sólo se comprenderá en el cielo”.

 

Oración del Santo Cura de Ars

Con ocasión de la fiesta del Sagrado Corazón y a la luz de este gran modelo de sacerdote, el Santo Cura de Ars, oremos por nuestros sacerdotes, porque orar por ellos es orar por nosotros mismos. Ya que un sacerdote se santifica, santificando la vida de los fieles en una comunidad. Como sea el sacerdote, será la comunidad.


“Te amo, mi Dios, y mi solo deseo
es amarte hasta el último respiro de mi vida.
Te amo, oh Dios infinitamente amable,
y prefiero morir amándote
antes que vivir un solo instante sin amarte.
Te amo, Señor, y la última gracia que te pido
es aquella de amarte eternamente.
Dios mío, si mi lengua
no pudiera decir que te amo en cada instante,
quiero que mi corazón te lo repita
tantas veces cuantas respiro.
Te amo, oh mi Dios Salvador,
porque has sido crucificado por mí
y me tienes acá crucificado por Ti.
Dios mío, dame la gracia de morir amándote
Y sabiendo que te amo¨. Amén.


baner misa dominical

virgen de la puerta

Arzobispado de Trujillo

Trujillo fue elevada a la categoría de Arquidiócesis por el Papa Pío XII, el 23 de mayo de 1943.

Actualmente la jurisdicción de la Arquidiócesis de Trujillo abarca las provincias de Pacasmayo, Otuzco, Santiago de Chuco, Julcán, Ascope, Virú, Gran Chimú, Chepén y Trujillo, en el Departamento de La Libertad.

 


Contactoescudo OK

Arzobispado de Trujillo
Sede Central:
Jr. Mariscal De Orbegoso 451 -
Apartado 42, Trujillo - PERÚ
Teléfonos: (044) 231474 / 201961 / 256812 -
Fax: (044) 231473
prensa@arzobispadodetrujillo.org

 

2013 - Arzobispado de Trujillo - Todos los derechos reservados. Desarrollado por: CECOPROS