facebook twitter icon youtube256

San Martín de Porres

2SANMARTIN(Por: José Antonio Benito).- Fray Escoba fue un marginado de su tiempo, el siglo XVI. Era hijo ‘ilegítimo’ del español Juan de Porres y de Ana Velásquez, mujer negra descendiente de esclavos africanos. Al ser mulato y pobre le tocó sufrir en más de una ocasión el menosprecio de la sociedad. Sin embargo, su madre le descubrió el evangelio de Jesús: “El que se humilla será ensalzado”.

A Fray Martín no le importó ser ‘simple’ lego o donado de la orden de Santo Domingo, sin poder ser sacerdote; tampoco tuvo a mal el estar continuamente sirviendo a los demás, ir de un lado para otro con la escoba, atender a los enfermos, a los mendigos… Dios se sirvió de su persona para unir las razas, para hermanar a los ricos con los pobres… y a todos los hombres con Dios.

Nació en Lima, en 1579. El santo mulato fue bautizado en la iglesia de San Sebastián, en el mismo pilar y por el mismo párroco que había bautizado a Santa Rosa de Lima.

PINTURASANMARTINMartín vivió con su madre, quien le educó en la solidaridad con los pobres y enfermos; de este modo, siempre que iba a la tienda, empleaba parte de la plata en socorrer al primer necesitado que encontraba.

Su padre Juan, al volver de Guayaquil, legalizó su situación reconociendo oficialmente a sus dos hijos, aunque no llega a desposarse.
Luego los lleva a Ecuador para ser educados con un preceptor. Tras dos años de estancia en la ciudad portuaria de Guayaquil, dejó a su hija con su tío Santiago y se llevó a Martín a Lima.

Martín, a sus trece años, aprendió castellano, aritmética y caligrafía.

 A los quince años recibió el sacramento de la Confirmación de manos de Santo Toribio de Mogrovejo.

Por esta fecha trabajó en la tienda de Mateo Pastor, negociante en especies y en hierbas medicinales. Posteriormente aprendió el oficio de barbero-sangrador con Marcelo de Ribera, a quien ayudó a sangrar heridas, aliviar dolores, aplicar hierbas y emplastos.

Desde niño, dio muestras de su profundo amor por Dios. Al mismo tiempo su amor al prójimo lo condujo a ayudar a todos, aun en las tareas más humildes. A los 15 años ingresó, como donado, al convento de Santo Domingo de Lima; y en 1603, hizo la profesión como hermano lego.

Los superiores de San Martín, pronto advirtieron sus cualidades y su profunda caridad, por ello le confiaron junto a otros oficios, el de enfermero.

Sus habilidades y el ardor con que cuidaba a los enfermos atrajo incluso a los religiosos de otras comunidades que llegaban a Lima sólo para atenderse con el santo. San Martín fue muchas veces despreciado y humillado, por ser mulato, pero nunca se rebeló contra los insultos que le inferían.

Su abnegación, su modestia y la paz que irradiaba impresionaban a cuantos conocía. En la enfermería y en la portería del convento del Rosario (Santo Domingo) atendía con acogedora bondad y amor a los pobres y enfermos. Si a todos los dolientes trataba exquisitamente, a sus hermanos religiosos los servía de rodillas.

Su caridad universal convirtió el convento en hospital. Sabía que el amor es la ley suprema. Su caridad con el prójimo nacía de la unión íntima con Jesús y con María. Comentaban sus compañeros dominicos que recibía a Jesús Sacramentado “con muchas lágrimas y grandísima devoción”, ocultándose de todos para “mejor poder alabar al Señor”.

Fray Martín rezaba en su celda, en la Iglesia, ante el Santísimo Sacramento, Virgen de los Santos, en los altares del templo, en las capillas y oratorio del convento. Oraba arrodillado y echado en cruz sobre el suelo.

Realizó numerosas curaciones milagrosas. Particular fue el aprecio por sus hermanos de raza. Cuando le tocaba acudir a la finca de Limatambo, a las afueras de Lima, se dedicaba a las labores propias de los esclavos negros: arar, sembrar, podar árboles, cuidar de los animales en los establos. Así se ganaba el afecto de los esclavos morenos y de los indios pescadores de Chorrillos y de Surco, pues les servía como enfermero y les catequizaba como misionero. Ellos, por su parte, le daban frutos de sus huertos y estipendios para Misas.


Más allá del mito y de la leyenda creada en torno al taumaturgo “Santo de la escoba” hay que rescatar su entrañable humanidad, la gran responsabilidad con la que vivió su vocación.

Entrañable fue su amistad con el lego dominico San Juan Macías. Su otro gran amigo místico fue el también lego, aunque franciscano, Fray Juan Gómez, popularizado por Ricardo Palma en una de sus tradiciones en que señala haber convertido un arácnido venenoso en una joya: el alacrán de fray Gómez.

San Martín de Porres, Patrono de la Justicia Social, murió el 3 de noviembre de 1639, dejando a Lima –desde el virrey y arzobispo hasta el último excluido social- consternada.


Fue beatificado por el Papa Gregorio XVI en 1837 y canonizado por Juan XXIII el 6 de mayo de 1962. (Cf.  Peruanos ejemplares, Paulinas, Lima  2009, pp.39-44)

SAN MARTINCITOParroquia San Martín de Porres

Corrían los años 40 y 50 del milenio pasado en que las familias de la Portada de Moche – como se conocía a este sector de la ciudad -, formado por las calles Túpac Yupanqui, avenida Moche y alrededores se congregaban con ardiente fervor religioso para orar a Dios, junto a la Imagen de la Santísima Virgen del Carmen.

La imagen cada noche pernoctaba en un hogar diferente; y entonces  surge la idea de edificarla una capillita, en un terreno donado por la familia Delfín y otras donaciones familiares.

Con la llegada del padre Lorenzo Adorni Tuperti, nuestro primer párroco,  se formó el Comité de la Portada de Moche para buscar apoyo y donaciones.
Con la autorización del Obispo Monseñor  Aurelio Guerrero y el apoyo del padre Arturo Alverdi se inició la construcción del templo que termina con la entrega a la comunidad el 9 de agosto de 1959.

El Arzobispo Mons. Carlos M. Jurgens B., mediante Decreto Arzobispal Nº 166 de fecha 5 de marzo de 1966, creó la Parroquia San Martín de Porres” que funcionará en la Capilla de la Virgen del Carmen del Barrio de la Portada de Moche, tendrá como titular a San Martín de Porres, y cuya festividad será el 3 de noviembre o el domingo siguiente a la fecha.

AGENDA DE ACTIVIDADES
Estando ya cercana la fiesta en honor a nuestro Santo Patrón, la comunidad parroquial, presidida por el padre Marco Tulio Rivera Jiménez, ha programado las siguientes actividades:

- Solemne novenario: del jueves 30 de octubre al viernes 7 de noviembre, concluyendo cada día con la cele-bración eucarística.
- Solemnes vísperas: sábado 8 de noviembre, con programa especial.
- Día central: domingo 9 de noviembre.  Misa de Fiesta - 7p.m.

 

san martinOKOración a San Martín
para pedir un favor

En esta necesidad y pena que me agobia acudo a ti,
mi protector San Martín de Porres.
Quiero sentir tu poderosa intercesión.
Tú, que viviste sólo para Dios y para tus hermanos,
que tan solícito fuiste en socorrer a los necesitados,
escucha a quienes admiramos tus virtudes.
Confío en tu poderoso valimiento para que,
intercediendo ante el Dios de bondad,
me sean perdonados mis pecados
y me vea libre de males y desgracias.
Alcánzame tu espíritu de caridad y servicio
para que amorosamente te sirva
entregado a mis hermanos y a hacer el bien.
Padre celestial, por los méritos de tu fiel siervo
San Martín,
ayúdame en mis problemas
y no permitas que quede confundida mi esperanza.
Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén


Publicación arquidiocesana

PORTADA EMAUS ABRIL 2015

virgen de la puerta

Arzobispado de Trujillo

Trujillo fue elevada a la categoría de Arquidiócesis por el Papa Pío XII, el 23 de mayo de 1943.

Actualmente la jurisdicción de la Arquidiócesis de Trujillo abarca las provincias de Pacasmayo, Otuzco, Santiago de Chuco, Julcán, Ascope, Virú, Gran Chimú, Chepén y Trujillo, en el Departamento de La Libertad.

 

Contactoescudo OK

Arzobispado de Trujillo
Sede Central:
Jr. Mariscal De Orbegoso 451 -
Apartado 42, Trujillo - PERÚ
Teléfonos: (044) 231474 / 201961 / 256812 -
Fax: (044) 231473
prensa@arzobispadodetrujillo.org

 

2013 - Arzobispado de Trujillo - Todos los derechos reservados. Desarrollado por: CECOPROS

INSCRíBETE