facebook twitter icon youtube256

100 años de presencia evangelizadora en el Perú

FOTO ABRIDORA CENTRALLa Congregación de los Misioneros Hijos del Corazón de María o, más comúnmente conocidos como "Misioneros Claretianos" celebrará, el 20 de octubre del 2014, los 100 años de su presencia evangelizadora en Perú, bajo la protección del Inmaculado Corazón de María y la eterna espiritualidad de su santo fundador, San Antonio María Claret, el “Santo de Todos”.

central 2Esta Congregación fue pieza clave en la formación académica y formativa del Colegio Seminario San Carlos y San Marcelo, desde el año 1914 al 1925. Y desde 1958, el Colegio Claretiano es un testigo silencioso de sumisión principal en el servicio pastoral que realizan, dejando una huella imborrable en la formación educativa y la transmisión de valores humanos y cristianos.

Una razón más para dar realce a la presencia de la comunidad claretiana en Trujillo es la figura de Mons. Javier Travieso Martin CMF., Obispo auxiliar de Trujillo,  claretiano, muy admirado por su comunidad y principal apoyo pastoral de nuestro Arzobispo, Mons. Miguel Cabrejos Vidarte OFM.

Antes de celebrar próximo lunes 20 de octubre en la Basílica Catedral, a las 7:00 de la noche, la Solemne Misa de Conmemoración por los 100 años de fundación, el sacerdote trujillano y superior de la Comunidad de Padres Claretianos, R.P. Marcelo Vásquez Carbonell,  accedió a una entrevista con Emaús y compartióla vivencia y obra claretiana en Trujillo.

-Este año cumplen 100 años de presencia en Trujillo, ¿qué significado tiene para ustedes?
Nos sentimos muy felices de comprobar que nuestra familia religiosa ha sido fiel a su vocación, a nuestro carisma misionero. En estos 100  años, hemos tenido momentos críticos, pero, si nuestra vida práctica no se hubiese apoyado en la fe y seguimiento de Cristo, si no hubiésemos buscado el Reino, si no hubiésemos hecho una opción por los pobres o buscado la voluntad de Dios con sencillez, no hubiésemos llegado a este aniversario.

central3-¿Cómo ha contribuido la Congregación  a la educación en Trujillo?
Los primeros misioneros trabajaron con sacrificio para elevar la calidad de la educación en la ciudad, especialmente en la conducción del Colegio Seminario de Trujillo; desde 1914 hasta 1925. A esta labor fueron convocados por el obispo de entonces, Mons. Irigoyen, quien sabía de la gran labor educativa de los claretianos en el Seminario de Santo Toribio en Lima.

-¿Qué otras misiones tuvieron en nuestra Arquidiócesis?
Los primeros padres claretianos impulsaron la formación en valores de la juventud, a través de la fundación de los Boy Scouts de Trujillo en 1916; con el mérito especial del  padre Arróniz. En la actualidad seguimos apoyándolos. En el año 1923 funcionó una escuela gratuita para jóvenes pobres, enseñando el amor al prójimo a los estudiantes del Colegio Seminario. Los misioneros profesores elaboraron varios libros de texto y dictaron cátedra en la Universidad Nacional de Trujillo; entre ellos los sacerdotes Teodoro Martí, Gabino Garriga y Juan Nacenta. Además asumieron la conducción del Seminario Mayor.

-Con tamaña experiencia, ¿cómo es la formación académica claretiana hoy?
Actualmente, el Colegio Claretiano de Trujillo es la única institución educativa de la Región que posee un Sistema de Gestión de la Calidad Certificado, bajo la norma ISO 9001:2008 dando así ejemplo de educación de validad.

-¿Cómo es la espiritualidad claretiana en la vida sacerdotal y educativa?
Entre nosotros se van reafirmando las convicciones que brotan de nuestro carisma en la Iglesia y que configuran nuestro estilo de vida y servicio misionero: la centralidad de la Palabra de Dios, las dimensiones eucarística y cordimariana, el compromiso por la paz, la justicia y la integridad de la creación;  la opción por la solidaridad con los pobres, la apertura y el respeto a las diferencias culturales, el diálogo en sus variadas formas, la necesidad de una nueva forma profética de comunicar el Evangelio.

-¿Qué participación pastoral tienen en nuestra Arquidiócesis?
Entre otras actividades, los estudiantes son catequistas de sus propios compañeros y salen de misión hacia algunos pueblos de la sierra liberteña. Evangelizamos a las familias enseñando a celebrar las fiestas religiosas y colaboramos en las campañas sociales de la Iglesia. Por otro lado los misioneros de la comunidad tenemos la capellanía del asilo de ancianos, brindamos retiros a religiosas de la ciudad y participamos en la pastoral universitaria.

-¿Cómo van las vocaciones desde que están en nuestra Arquidiócesis?.
Yo soy una vocación trujillana. Estoy convencido de que primero las familias deben cultivar la fe para suscitar vocaciones y dejarlas crecer. También recordemos que en los tres primeros siglos de la Iglesia, nunca preocuparon los números, sino la santidad y la fidelidad al Señor. Lo mismo  debería suceder en la vida religiosa. Lo importante es reflejar una dimensión del Señor Jesús y hacerla presente en la Iglesia y en el mundo. Todos entendemos mejor la pobreza de Cristo después de Francisco de Asís; o la actividad misionera, después de Antonio María Claret.

-¿Cuál ha sido su aporte a la vida diocesana?
Fruto de la inspiración de Claret y prosecución de su espíritu ha sido la atención prestada a la formación del clero y de los religiosos.  La Congregación pasó una parte de su desvelo por la recristianización del pueblo hacia la potenciación de la Iglesia misterio de salvación en la formación de evangelizadores, dirección o docencia en seminarios y universidades, publicaciones especializadas y de divulgación. En los últimos años gran parte de esta actividad se ha ido concentrando en servicio de la Vida Religiosa a través de centros de espiritualidad y publicaciones especializadas (v.g.Revista Vida Religiosa)

-¿Cómo un claretiano vive hoy el carisma de San Antonio Maria Claret?
Frente al mundo de nuestro tiempo, escéptico, carente del sentido de la trascendencia, a la comunidad claretiana se le plantea la exigencia de aquella misma opción radical por Dios que estuvo presente a lo largo de la vida de nuestro Fundador: enseñados por Jesús a estar como Él en las cosas de Dios Padre, ser realizadores de la voluntad de salvación, procurar que su Reino venga a este mundo. En casi 150 años de vida, nuestra Congregación ha sido llevada por el Espíritu a muchos países de la tierra para anunciar el Evangelio.  En nuestros misioneros, la Palabra se ha hecho gesto, servicio, sermón, clase, pentagrama, cuadro, escultura, libro, poema, liturgia, grito, silencio.

-Desde su carisma, ¿qué proponen a la Arquidiócesis de Trujillo?
Ser misionero al estilo de Claret es estar directa y principalmente orientado a tareas de evangelización. Ello pide, por una parte, comprometer a fondo nuestra presencia en aquellas formas y acciones cuyo alcance evangelizador hemos comunitariamente discernido y, por otra, estar disponibles para los nuevos campos y las nuevas formas que la sensibilidad y creatividad apostólicas sugieran. Para construir la Iglesia propone-mos integrar todos los carismas, así fortale-ceremos nuestra colaboración con los laicos,  propiciando su protagonismo en la nueva evangelización y en la promoción humana, sin reducir su acción a lo intraeclesial; debemos impulsar con creatividad nuestra aportación a la vida religiosa, a través de la reflexión teológica y de las diversas formas de animación espiritual y apostólica.

-¿Cuál es su origen de su devoción al Inmaculado Corazón de María?
Es un rasgo de nuestra espiritualidad.  En Claret, su gran devoción a María se fundamenta en que ella es la Madre de Jesús, el Salvador. Y así él se tiene «hijo y ministro», formado por María en la fragua de su misericordia y amor. Ella es su «Madre, maestra y directora». ( Por: Juan Andonayre - Prensa Arzobispado)

 

Miembros de la comunidad son:

Mons. José Javier Travieso Martín, cmf
P. Jorge Marcelo Vásquez Carbonell, cmf
P. Isidro Bernal Martín, cmf
P. Luis Ricardo Urbano Otárola, cmf
P. Francisco Abejón Ungil, cmf
P. Jorge Antonio Mansen Bellina, cfm

 

paduaSan Antonio María Claret:  “El Santo de todos”

Una de las mayores figuras católicas del siglo XIX. San Antonio María Claret fue uno de los grandes pilares de la Iglesia Católica en su tiempo. Pío XII, al canonizarlo en 1950, lo llamó  “El Santo de todos”; porque “en él miran los artesanos, los sacerdotes, los obispos y todo el pueblo cristiano, ya que se encuentran en él ejemplos preclaros con qué alentarse y animarse, cada quien según su estado, en esa perfección cristiana de la cual únicamente pueden salir, en las perturbaciones presentes, los oportunos remedios y atraer tiempos mejores”, dijo el Pontífice.


Publicación arquidiocesana

PORTADA EMAUS ABRIL 2015

virgen de la puerta

Arzobispado de Trujillo

Trujillo fue elevada a la categoría de Arquidiócesis por el Papa Pío XII, el 23 de mayo de 1943.

Actualmente la jurisdicción de la Arquidiócesis de Trujillo abarca las provincias de Pacasmayo, Otuzco, Santiago de Chuco, Julcán, Ascope, Virú, Gran Chimú, Chepén y Trujillo, en el Departamento de La Libertad.

 


Contactoescudo OK

Arzobispado de Trujillo
Sede Central:
Jr. Mariscal De Orbegoso 451 -
Apartado 42, Trujillo - PERÚ
Teléfonos: (044) 231474 / 201961 / 256812 -
Fax: (044) 231473
prensa@arzobispadodetrujillo.org

 

2013 - Arzobispado de Trujillo - Todos los derechos reservados. Desarrollado por: CECOPROS