facebook twitter icon youtube256

Cremación: Acerca de las cenizas de los difuntos

cremacionSobre la Instrucción Ad resurgendum cum Christo (Para resucitar con Cristo) Acerca de la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas en caso de cremación.


1. Este documento es una Instrucción de la Congregación para la Doctrina de la Fe; dirigido a los Obispos, pero que tiene que ver con los fieles y las personas de buena voluntad, con el propósito de dar normas acerca de la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas en caso de cremación.


2. La Iglesia siempre ha aconsejado vivamente la piadosa costumbre de sepultar el cadáver de los difuntos, en los cementerios u otros lugares sagrados, por el respeto al cuerpo que mediante el bautismo se ha convertido en templo del Espíritu Santo; y porque favorece el recuerdo y la oración de sus familiares y de toda la comunidad cristiana.


3. La Iglesia ha enseñado que la cremación no es contraria a ninguna verdad natural o sobrenatural, por lo tanto, no ha negado los sacramentos y los funerales a los que han solicitado ser cremados, siempre que esta opción no sea contraria a la fe.


4. En los últimos años se ha difundido notablemente la práctica de la cremación, y al mismo tiempo también se han propagado nuevas ideas en desacuerdo con la fe de la Iglesia. Y no son aceptables rituales y conceptos erróneos sobre la muerte, que consideren la anulación definitiva de la persona, o como fusión con la naturaleza o con el universo, o como una etapa en el proceso de “re-encarnación”, o como la liberación definitiva de la “prisión” del cuerpo.


5. Ante esta realidad la Congregación para la Doctrina de la Fe ha dado las normas cuando se opte por la cremación:


5.1. No debe ser contraria a la voluntad expresa o razonablemente presunta del fiel difunto.


5.2. La Iglesia acompaña la cremación con especiales oraciones litúrgicas y pastorales.


5.3. Las cenizas del difunto deben mantenerse en un lugar sagrado, es decir, en el cementerio o, en una iglesia o en un área dedicada a tal fin, para evitar la falta de respeto y malos tratos, así como prácticas inconvenientes o supersticiosas.


5.4. No sea permitida la conservación de las cenizas en el hogar y no pueden ser divididas entre los diferentes núcleos familiares.


5.5. No sea permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos.


6. Todo lo manifestado está en orden al respeto del cuerpo que albergó a la persona humana y a su dignidad.


Trujillo, 02 de Noviembre del 2016
+ MIGUEL CABREJOS VIDARTE, O.F.M.
Arzobispo Metropolitano de Trujillo


Publicación arquidiocesana

PORTADA EMAUS ABRIL 2015

Seminario Mayor San Carlos y San Marcelo

seminario trujillo

Basílica Catedral

basilica catedral de trujillo

universidad-catolica-de-trujillo

odec trujillo ok

virgen de la puerta

Arzobispado de Trujillo

Trujillo fue elevada a la categoría de Arquidiócesis por el Papa Pío XII, el 23 de mayo de 1943.

Actualmente la jurisdicción de la Arquidiócesis de Trujillo abarca las provincias de Pacasmayo, Otuzco, Santiago de Chuco, Julcán, Ascope, Virú, Gran Chimú, Chepén y Trujillo, en el Departamento de La Libertad.

 


Contactoescudo OK

Arzobispado de Trujillo
Sede Central:
Jr. Mariscal De Orbegoso 451 -
Apartado 42, Trujillo - PERÚ
Teléfonos: (044) 231474 / 201961 / 256812 -
Fax: (044) 231473
prensa@arzobispadodetrujillo.org

 

2013 - Arzobispado de Trujillo - Todos los derechos reservados. Desarrollado por: CECOPROS