facebook twitter icon youtube256

Homilía Corpus Christi 2014

IMG 4611HOMILÍA CORPUS CHRISTI 2014 / ARZOBISPO DE TRUJILLO, MONSEÑOR MIGUEL CABREJOS VIDARTE OFM.
I. EL HOMBRE VIENE DE DIOS
1.      Hermanos (as): esta tarde de nuestro Corpus Christi, dirijamos nuestra atención a nuestra raíz existencial. Esto es: El ser humano por naturaleza y por vocación viene de Dios.



2.      Este hecho lo encontramos nítidamente en la Biblia, en la creación del hombre. El Gn 2, 7 dice: “Dios soplo en la narices del hombre un aliento de vida”, para explicar, el momento perdido en la noche de los tiempos, cuando el hombre es creatura viviente, consciente, persona humana con dignidad.

3.      Desde el momento de su creación el hombre posee el aliento de Dios y por eso el ser humano, desde su origen desea y busca el encuentro con su Creador.

4.      Por eso también el corazón del hombre no se sacia con nada que tenga la marca de la caducidad, de lo efímero y tiene una conciencia que le habla y le dice cuando está en la verdad y en el bien, o cuando está en la mentira y en el mal.

5. Por eso nos preguntamos: ¿la vida humana sin Dios es posible? ¿una cultura sin Dios es posible? La verdad es que una vida sin trascendencia, sin un horizonte que lo llene de esperanza, es un vacío, una agonía existencial. Sólo en la esperanza de un nuevo amanecer y en el encuentro con lo divino el ser humano encuentra su propia felicidad, su realización, su verdadera vocación humana, digna. Las frases de Cristo dan solidez a este hecho: “El Reino de Dios está dentro de vosotros”(Lc 17,21) y “no solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mt 4, 4).
II.EL HOMBRE HA SIDO CREADO PARA VIVIR EN COMUNIÓN
1.      Comunión con Dios, con el ser humano, con la naturaleza. En el Génesis 3, 18 se afirma que el hombre es llamado a salir de su soledad: “No es bueno que el hombre esté solo, le daré una ayuda apropiada”, y la Biblia habla de la creación de la mujer, de Eva “madre de todos los vivientes”. El hombre está llamado a vivir en comunidad y la comunidad fundamental es la conyugal, por eso “Creced y multiplicaos y dominad la tierra”.

2.      El varón en el Gn 2, 23 también entona lo que se ha llamado bíblicamente, “el primer canto nupcial” de la humanidad: “Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada mujer porque ha sido sacada del varón”.

3.      El texto bíblico afirma: “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer y los dos son un solo ser”. Un solo ser para un amor fecundo (Gn 2, 24), porque Dios es fecundo y llama al hombre a la fecundidad.
4.      En este sentido “los dos son un solo ser” expresa una situación permanente de armonía, de unidad de los espíritus, más allá de los cuerpos, porque “La belleza física es un pasajero que se va, el alma es el amigo que se queda”.

5.      Por eso, la Iglesia basada en la enseñanza bíblica y en las palabras de Cristo celebra con gozo el esplendor del amor conyugal y del matrimonio sacramento, como Dios lo ha fundado. Tu hijo es un don de la inmortalidad en el tiempo, en tu hijo te perennizas, porque si el amor conyugal le da la carne, Dios le da el espíritu, el alma, convirtiéndote a ti, padre, madre, en co-creador de Dios.

6.      El niño tiene necesidad del amor de sus padres y de su familia. El niño tiene que vivir con serenidad y mirar al futuro con confianza, y tiene necesidad de establecer y nutrirse de relaciones afectivas estables y seguras.

7.      Por eso la familia tal como Dios la ha fundado, es la única respuesta que puede calmar el vacío del ser humano en cuanto tal y solamente la familia es la que tiene una respuesta cierta a la pregunta del niño de “ser hijo”. Ninguna otra institución puede sustituir a la familia humana.Por eso, la frase de Cristo: “lo que Dios a unido que no lo separe el hombre”(Mc 10, 9).
III. EL HOMBRE VUELVE A DIOS
1.      El ser humano por más que viva muchos años tiene una existencia breve. El Sal 89, 4 dice: “Mil años en tu presencia son como un ayer que pasó”. Y Fray Luis de Granada, dominico español del (1504-1588) escribió: “Oh muerte, cuán amarga es tu memoria! Cuán presto tu vanidad! Cuán secretos tus caminos! Cuán dudosa tu hora! Cuan universal tu señoría!”.  

2.      El Sal 39 exclama: “en pocos palmos, Señor, has medido mis días y mi duración delante de ti es nada. Sólo un soplo es cada hombre que vive, como una sombra es el hombre que pasa”.

3.      Esta realidad, de la cual ningún hombre escapa la encontramos expresada en el Gn 2, 16 que en Hebreo dice: “Mot tamut”: “Ciertamente morirás”. “Polvo eres y en polvo de convertirás” (Gn 3, 19). Esta frase lapidaria después del pecado original tiene eco en todo ser viviente, el que nace, muere.

4.      La muerte física es el signo del límite de la creatura, pero también es un gran símbolo de las diferentes muertes en el hombre: la del pecado, del mal, del abandono, de la soledad, de la violencia, de la esclavitud en sus diferentes formas: es la muerte moral.

5.      Pero, la palabra de Dios, la Resurrección de Cristo, que desde lo eterno ilumina al hombre, rompe aquella frontera oscura, y siembra la esperanza de la vida. Cristo ha Resucitado, es un viviente, está presente, nos ha abierto las puertas de lo infinito, de lo trascendente, de lo divino. Ha puesto una semilla de eternidad y de esperanza cierta en el corazón del hombre.

6.      Nos ha mostrado y demostrado que el hombre viviendo ya en comunión con Dios durante su vida terrena viene envuelto y conquistado de lo eterno, para que la muerte no lo precipite en el vacío, en la nada, en la soledad infinita.

7.      San Pablo (1Tes 4, 17) afirma: “estaremos siempre con el Señor en una comunión de amor y de eternidad”.

8.      Pero para estar en comunión con Dios hay que trabajar, luchar, orar, vencer, porque la muerte moral que tiene mil rostros como dice San Pedro, “ronda como león rugiente, buscando a quien devorar”(1Pe 5, 8).

9.      ¿Y cuáles serán los rostros de la muerte moral hoy?: No es acaso la corrupción que se ha desbordado?; que la deshonestidad gane a la decencia?; donde el robo al dinero público avanza de múltiples formas?; que no se respeta la vida y da la impresión que la vida no vale nada?; acaso el efecto social de la corrupción y de la impunidad no alimenta una peligrosa indignación ciudadana? Lo que se siembra se cosecha, si queremos cosechar el bien, no sembremos el mal.la conciencia moral de la sociedad debería frenar la corrupción, la impunidad, la deshonestidad. Debemos volver a apreciar en nuestra vida la lealtad, la decencia, el respeto, la integridad.

10. La vida cristiana aparte de alabar al Señor y honrarlo mediante manifestaciones externas exige que se cumpla todo loque está prescrito en los Diez Mandamientos, que repite -¡con cuánta claridad y eficacia!- la ley natural impresa en el corazón de todo hombre. Se trata de decir “no” al mal, en todas sus formas, y precisamente por haber proclamado uno de esos no te es lícito, la cabeza de Juan fue cortada y llevada en una bandeja. Pero ella resplandece por todos los siglos. No hay nada más constructivo en la sociedad que el  “no te es lícito”.

11. No hagamos gala del reduccionismo antropológico que mutila la dimensión espiritual de la persona humana y exalta su dimensión exclusivamente material, porque allí está la base de muchos de los problemas de la sociedad actual. Es necesario hacer comprender que debemos tener una recta visión antropológica.

12. No vivimos unos al lado de otros por casualidad, todos recorremos un mismo camino como seres humanos. Por eso es esencial tener una actitud responsable ante Dios, reconociendo en Él la fuente de la propia existencia y tener una actitud responsable ante los demás cumpliendo nuestras obligaciones y deberes, respetando la dignidad humana. Y considerando que nuestro derecho termina donde comienza el derecho del otro.

13. Sin un fundamento trascendente, la sociedad es sólo una agrupación de ciudadanos, y no una comunidad humana llamada a formar una gran familia. La declaración universal de los derechos humanos no puede quedar sólo en el papel.

14. San Jerónimo (347-420) decía: “Toda iniquidad, opresión e injusticia, es un delito de sangre: y, aunque no mata con la espada, mata con la intención”. “Cierra los ojos para no ver la maldad”: ¡Feliz conciencia, que no escucha y no contempla el mal! A “proceder con justicia”, es decir a considerar la ley divina como lámpara que ilumina el camino de la vida.


IV. JESÚS CAMINA CON NOSOTROS


1.      Hermanos: en este caminar, Él está con nosotros. “yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mt 28, 20). Está en su Palabra “que es luz en el camino del hombre; está en los Sacramentos que son fuente de agua viva; está en el Pueblo de Dios, “cuando 02 o 03 estén reunidos en mi nombre, allí yo estoy en medio de ellos”, está en la Eucaristía “presencia real de Cristo en su Cuerpo, Sangre, alma y divinidad”. El que come mi Carne y bebe mi Sangre tiene vida eterna”.
 
2.      Hno, hna: Escoge tu vida amando a Dios y a los demás, porque sólo el amor nos hace felices, porque vivimos en relación, y vivimos para amar y ser amados. Siguiendo a la biología, diríamos que el ser humano lleva en su “genoma” la huella profunda de Dios-Amor y lleva también el aliento de Dios desde la Creación y el “Soplo” del Espíritu de Jesús desde Pentecostés para ser perdonados y renacer siempre


Publicación arquidiocesana

PORTADA EMAUS ABRIL 2015

Seminario Mayor San Carlos y San Marcelo

seminario trujillo

Basílica Catedral

basilica catedral de trujillo

universidad-catolica-de-trujillo

odec trujillo ok

virgen de la puerta

Arzobispado de Trujillo

Trujillo fue elevada a la categoría de Arquidiócesis por el Papa Pío XII, el 23 de mayo de 1943.

Actualmente la jurisdicción de la Arquidiócesis de Trujillo abarca las provincias de Pacasmayo, Otuzco, Santiago de Chuco, Julcán, Ascope, Virú, Gran Chimú, Chepén y Trujillo, en el Departamento de La Libertad.

 

Contactoescudo OK

Arzobispado de Trujillo
Sede Central:
Jr. Mariscal De Orbegoso 451 -
Apartado 42, Trujillo - PERÚ
Teléfonos: (044) 231474 / 201961 / 256812 -
Fax: (044) 231473
prensa@arzobispadodetrujillo.org

 

2013 - Arzobispado de Trujillo - Todos los derechos reservados. Desarrollado por: CECOPROS

INSCRíBETE