facebook twitter icon youtube256

Hacia una educación especial con semblante cristiano

habilidades diferentes(Por: Dr. José Esquivel Grados*) El 4 de octubre del año que acaba de fenecer, justo el día en que el santoral católico recuerda a San Francisco, el Santo Padre (quien adoptó el nombre del Patrón del medio ambiente, de la ecología y de los animales) visitó Asís.

Replicando las obras del Santo de vida austera y rústico sayal de hace ocho siglos, el Sumo Pontífice comenzó su visita a los enfermos y discapacitados graves del Instituto Seráfico (un hogar de acogida fundado por el franciscano Ludovico da Casoria), quienes se encontraban atados a sus sillas de ruedas o a sus camillas. Sólo cabía la comunicación expresiva, pues nadie podía hablar, ya que eran sordomudos o habían perdido la fonación a raíz de la enfermedad.

Parsimonioso y emotivo fue el recorrido del Vicario de Cristo, quien mostró piedad y ternura cuando a cada uno les apretó las manos, les acarició la cabeza y les dio un beso, entre otros gestos conmovedores. Ante esta escena de signo primoroso, los niños Down se mostraban ufanos y los otros internos, emocionados y en el silencio, dejaban escapar tenues sollozos.
En este escenario acogedor, el Santo Padre recordó el comportamiento de San Francisco a partir del encuentro con aquel leproso en 1205 en un camino rural, encuen-tro que le cambió radicalmente la vida. Luego, con palabras dulces y emotivas, expresó: “Como los discípulos de Emaús, tenemos que saber reconocer a Jesús. La carne de Jesús está, aunque no la veamos, en la Eucaristía. Sus llagas están en estos muchachos, en estos niños, en estos ancianos.”

Este gesto del Sumo Pontífice es una lección nacida y desprendida de una genuina pedagogía del amor. Algo que lo reafirmó al expresar: “Trabajar aquí es una decisión de amor. Junto a estas personas (con discapacidad) descubrimos el valor de la vida. Nos enseñan a mirarles con ojos distintos…”

En verdad, quienes tienen la misión de atender a las personas con discapacidad, en particular quienes educan a las y los estudiantes con necesidades educa-tivas especiales (NEE), deben orientar su magisterio con abnegación y profesionalismo, siguiendo las huellas indelebles que a cada paso ofrece a la humanidad el actual Papa de la esperanza.

Es en el Centro de Educación Básica Especial (CEBE), donde se atiende a las y los estudiantes con NEE, asociadas a discapacidad severa y multidiscapacidad que, por la naturaleza de sus limita-ciones, no pueden ser atendidos en las instituciones educativas inclusivas de otras modalidades y formas de educación. Con ello, contribuyen al desarrollo de sus potencialidades, en un ambiente flexible, apropiado y no restringente, mejorando sus posibilidades para lograr una mayor calidad de vida. Incluyen en su estructura orgánica los Servicios de Apoyo y Asesoramiento de las Necesidades Educativas Especiales (SAANEE), encargados de brindar la respectiva orientación y acompañamiento a las instituciones educativas inclusivas en la respectiva área de influencia.

Sin embargo, la cantidad de profesionales de la educación especial para atender a estudiantes con NEE resulta en número muy insuficiente en esta época y lo ha sido siempre. Esto, principalmente, debido a la escasez de centros de educación superior públicos o privados (universidades o institutos pedagógicos) que cuentan con la carrera profesional de educación especial.

Ante esta carencia, y en aras de caminar progresivamente hacia el logro de una sociedad inclusiva, más justa, más humana y con mayor calidad de vida para todos, la Universidad Católica de Trujillo Benedicto XVI, a través de la decidida gestión del Decanato de la Facultad de Humanidades, creó en el año 2012 la carrera profesional de Educación Espe-cial, que en la actualidad es la única del norte del Perú. Esta importante carrera profesional fue aprobada por la Asamblea Nacional de Rectores con Resolución N° 007-2013-ANR del 10 de enero del 2013 y empezó a funcionar en marzo del mismo año.

De esta manera, y acorde a los desafíos educacionales del tercer milenio, en el corto y el mediano plazo egresarán de las aulas ucetistas las maestras y los maestros de educación especial ávidos de formar con ternura y profesionalismo a las y los estudiantes con NEE. Sólo a partir de hechos categóricos, se puede hablar con propiedad de educación inclusiva, de sociedad inclusiva.

La ternura de las y los profesionales provendrá de la formación humanista y espiritual gestada en las aulas desde un plan curricular que responde a la naturaleza de una universidad de la Iglesia Católica. Entonces, educar será una verdadera obra de amor, desde la cual las maestras o los maestros de Educación Especial serán capaces de ver en las y los estudiantes con NEE a Jesús, tal como ocurrió con “los discípulos de Emaús”, y podrán atenderlos con pericia pedagógica y generosidad, inspirados en el llamado de nuestro venerable Papa Francisco. En tanto que el profesionalismo será obtenido en una sólida formación científica y pedagógica, gestada desde un plan de estudios que está diseñado para responder a los desafíos de la educación especial.

Así serán las futuras educadoras y educadores de signo ucetista, las y los profesionales que educarán entre sonrisas de estudiantes que están siempre irradiando dulzura y bondad, y ofrecen a raudales su invaluable amor.

* Decano de la Facultad de Humanidades de la UCT


Publicación arquidiocesana

PORTADA EMAUS ABRIL 2015

Seminario Mayor San Carlos y San Marcelo

seminario trujillo

Basílica Catedral

basilica catedral de trujillo

universidad-catolica-de-trujillo

odec trujillo ok

virgen de la puerta

Arzobispado de Trujillo

Trujillo fue elevada a la categoría de Arquidiócesis por el Papa Pío XII, el 23 de mayo de 1943.

Actualmente la jurisdicción de la Arquidiócesis de Trujillo abarca las provincias de Pacasmayo, Otuzco, Santiago de Chuco, Julcán, Ascope, Virú, Gran Chimú, Chepén y Trujillo, en el Departamento de La Libertad.

 


Contactoescudo OK

Arzobispado de Trujillo
Sede Central:
Jr. Mariscal De Orbegoso 451 -
Apartado 42, Trujillo - PERÚ
Teléfonos: (044) 231474 / 201961 / 256812 -
Fax: (044) 231473
prensa@arzobispadodetrujillo.org

 

2013 - Arzobispado de Trujillo - Todos los derechos reservados. Desarrollado por: CECOPROS