facebook twitter icon youtube256

La paz empieza dentro

P. MARCO ANTONIO DVILA MONTALVO(Por: P.  Marco Dávila) ¿Es necesaria una guerra para darnos cuenta de cuánto mal existe en el mundo? Basta encender el televisor, pasar por una calle, observar un simple titular y ver los enormes horrores que ocasiona el ser humano. A veces nos sorprendemos, seamos sinceros, muchas otras criticamos y nos lamentamos sobre cuán mal gira el mundo de hoy.

Tenemos que ser conscientes que sea la guerra que sea, mueren muchos más de los que mueren. Muere el que lee, el que simplemente observa y el que enarbola el arma mostrando su omnipotencia. Muere el hombre en sí a kilómetros y kilómetros de distancia. Mueren muchos niños, los niños del mundo entero, los niños de la guerra que nunca volverán a ser niños del todo. Será lo mismo ganar o perder, las víctimas seremos siempre todos.

Pero, ¿de dónde nos surge tanta violencia? La violencia es al fin de cuentas un arma que tiene el egoísmo como empuñadura, la lengua como filo, como motor el miedo. Toda nuestra agresividad nace indefectiblemente de nuestros miedos y egoísmos. ¡No nos engañemos! La guerra no está en las armas, sino en las almas de los que sueñan en dispararlas. La guerra nace y prolifera como peste en el corazón del hombre antes que en cualquier campo de batalla.

¿Qué hacer entonces? ¿No nos sentimos acaso impotentes ante la posibilidad de hacer algo? ¿No nos encontramos inermes ante la violencia que traspasa la voluntad del hombre? Querido lector, Cristo nos vino a traer un mensaje que se aleja de cualquier mensaje dulcificante pacifista. Bien dijo Bernanos que la cristiandad no se alimenta de confituras.

Dios no dijo que fuéramos la miel de la tierra sino la sal. Cristo vino a encender almas, vino a implantarnos en el corazón energías para construir una paz verdadera, que consistirá en destruir nuestras formas ficticias de paz; consistirá en salir de nosotros mismos y bajar de nuestro pedestal; consistirá en trabajar constantemente por la justicia. Armas contra la guerra serán la sonrisa, nuestro sano humor, la palabra edificante, el oído paciente a los sufrimientos del prójimo. La paz, aquella que cambia el mundo, empieza dentro de ti. (Publicado en Emaús, octubre 2013)


Publicación arquidiocesana

PORTADA EMAUS ABRIL 2015

Seminario Mayor San Carlos y San Marcelo

seminario trujillo

Basílica Catedral

basilica catedral de trujillo

universidad-catolica-de-trujillo

odec trujillo ok

virgen de la puerta

Arzobispado de Trujillo

Trujillo fue elevada a la categoría de Arquidiócesis por el Papa Pío XII, el 23 de mayo de 1943.

Actualmente la jurisdicción de la Arquidiócesis de Trujillo abarca las provincias de Pacasmayo, Otuzco, Santiago de Chuco, Julcán, Ascope, Virú, Gran Chimú, Chepén y Trujillo, en el Departamento de La Libertad.

 


Contactoescudo OK

Arzobispado de Trujillo
Sede Central:
Jr. Mariscal De Orbegoso 451 -
Apartado 42, Trujillo - PERÚ
Teléfonos: (044) 231474 / 201961 / 256812 -
Fax: (044) 231473
prensa@arzobispadodetrujillo.org

 

2013 - Arzobispado de Trujillo - Todos los derechos reservados. Desarrollado por: CECOPROS