facebook twitter icon youtube256

Por la senda de Santa Rosa de Lima

JOSE ESQUIVEL GRADOSPor: Dr. José Esquivel Grados

La primera Santa de América es peruana. Nació en Lima el 30 de abril de 1586 y la bautizaron como Isabel Flores de Oliva. Siendo niña, con sus padres y hermanos, se trasladó al pueblito de Quives en la cuenca del río Chillón, en la serranía de Lima. Y fue allí que el obispo Toribio Alfonso de Mogrovejo le dio el nombre de "Rosa" en honor a su deslumbrante belleza, justo cuando el prelado le administró el sacramento de la Confirmación. Más tarde, Isabel se trocó en Rosa de Santa María de Oliva.

En Quives, la sensible niña percibió las visibles injusticias en contra de los trabajadores, lo que probablemente constituyó el factor detonante para que abrace el camino de la santidad. Emergió así en la futura Santa, la preocupación por remediar las enfermedades y miserias de los hombres explotados y afligidos, puesto que vio en ellos el rostro y la pasión de Cristo. Asimismo, por aquel entonces, se vivía en Lima un ambiente de marcada religiosidad y efervescente vida cristiana.

Discurrió el tiempo y la radiante Rosa, la frágil mujer que encarnó el martirio por amor a Dios, se volvió una Santa Milagrosa, la que fortalece el espíritu y hace milagros en todo tiempo y en todas partes. Por eso, en esta época, que la gente debe fortificar su espíritu cristiano, las miradas e imploraciones deben enfocarse en personajes como la Santa limeña, quien con el potencial de sus virtudes ha colmado de fragancia la Iglesia del Señor y ha merecido en la gloria una corona inmarcesible. Pues, a su protección todos debemos acudir, y por su intermedio nuestro Señor Jesucristo pueda ofrecernos un corazón desprendido de vanidades y colmado de abundante amor divino.

En la nueva evangelización, la luz de Santa Rosa encendida en el amor a Dios y en la fe, debe ser guía para conducir a toda la gente hacia Jesús, a Él que quiere renovar el mundo de todas sus crisis para que se abra a la humanidad entera el Reino de su Padre. Por eso, se debe educar y fortificar en la fe trinitaria de la Iglesia, recorriendo la senda trazada por la Patrona de América, aquella que la gestó en medio de admirables penitencias; senda para alcanzar un día el gozo eterno.

Sin duda, el vívido mensaje de Santa Rosa, debe ayudar a la persona a vislumbrar la siempre nítida imagen de Dios en el horizonte de la historia, para que hable menos de sí misma y cada vez más de Él. Sólo así la gente será redimida y formará parte de una Iglesia viviente que recibirá abundante bendición y protección del Señor. “Pero, para que la gente sea redimida hace falta el Redentor”, tal como lo expresó el Papa Benedicto XVI. (Publicado en Emaús, agosto 2013)

 


Publicación arquidiocesana

PORTADA EMAUS ABRIL 2015

Seminario Mayor San Carlos y San Marcelo

seminario trujillo

Basílica Catedral

basilica catedral de trujillo

universidad-catolica-de-trujillo

odec trujillo ok

virgen de la puerta

Arzobispado de Trujillo

Trujillo fue elevada a la categoría de Arquidiócesis por el Papa Pío XII, el 23 de mayo de 1943.

Actualmente la jurisdicción de la Arquidiócesis de Trujillo abarca las provincias de Pacasmayo, Otuzco, Santiago de Chuco, Julcán, Ascope, Virú, Gran Chimú, Chepén y Trujillo, en el Departamento de La Libertad.

 


Contactoescudo OK

Arzobispado de Trujillo
Sede Central:
Jr. Mariscal De Orbegoso 451 -
Apartado 42, Trujillo - PERÚ
Teléfonos: (044) 231474 / 201961 / 256812 -
Fax: (044) 231473
prensa@arzobispadodetrujillo.org

 

2013 - Arzobispado de Trujillo - Todos los derechos reservados. Desarrollado por: CECOPROS