facebook twitter icon youtube256

El cristianismo es una propuesta de vida

monsenor cabrejosPor: Mons. Héctor Miguel Cabrejos Vidarte, OFM. Arzobispo Metropolitano de Trujillo

El camino cristiano no es una doctrina más o menos envolvente, sino es una propuesta de vida, representada por los hombres trasformados por su fe como San Pedro y San Pablo.
Pedro fundó la primera comunidad de cristianos provenientes del pueblo elegido. Pablo se convirtió en el apóstol de los gentiles. Con carismas diversos trabajaron por una única causa: la construcción de la Iglesia de Cristo.


San Pablo saluda a la comunidad de Roma presentándose como "siervo de Cristo Jesús, apóstol por vocación". Utiliza el término siervo, en griego doulos, que indica una relación de pertenencia total e incondicional a Jesús, el Señor, y que traduce el hebreo 'ebed, aludiendo así a los grandes siervos que Dios eligió y llamó para una misión importante y específica.
Tiene conciencia de que es "apóstol por vocación", es decir, no por autodeterminación ni por encargo humano, sino solamente por llamada y elección divina.
El éxito de su apostolado depende, sobre todo, de su compromiso personal al anunciar el Evangelio con total entrega a Cristo; entrega que no temía peligros, dificultades ni persecuciones: "Ni la muerte ni la vida —escribió a los Romanos— ni los ángeles, ni los principados, ni lo presente, ni lo futuro, ni las potestades, ni la altura, ni la profundidad, ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro" (Rm 8, 38-39).
De aquí sacamos una lección muy importante: La acción de la Iglesia sólo es creíble y eficaz en la medida en que quienes forman parte de ella están dispuestos a pagar personalmente su fidelidad a Cristo, en cualquier circunstancia. Donde falta esta disponibilidad, falta el argumento decisivo de la verdad, del que la Iglesia misma depende.
Fue decisivo para él conocer a la comunidad de quienes profesaban ser discípulos de Jesús. De ellos llegó a saber sobre la existencia de una nueva fe, que se centraba no tanto en la ley de Dios, sino más en la persona de Jesús, crucificado y resucitado, a quien se unía el perdón de los pecados. Fue justamente en el camino hacia Damasco, en los comienzos de los años treinta, que Pablo, según sus palabras, fue "alcanzado por Cristo Jesús" (Flp 3, 12).
Desde entonces, todo lo que antes constituía para él un valor, llegó a ser paradójicamente, según sus palabras, pérdida y basura (cf. Flp 3, 7-10). Y desde aquel momento, todas sus energías fueron puestas al servicio exclusivo de Cristo y de su Evangelio. Entonces su existencia fue la de un apóstol deseoso de "hacerse todo a todos" sin reservas.
En el apostolado de Pablo no faltaron dificultades, que él afrontó con valentía por amor a Cristo. Él mismo recuerda haberse encontrado prisionero,...golpes que recibió con frecuencia al borde de la muerte, cinco veces azotado por los judíos con los 39 golpes, tres veces flagelado, una vez fue apedreado, tres veces naufragó, y pasó un día y una noche en medio del mar. En sus innumerables viajes pasó peligros en los ríos, peligros de asaltantes, peligros de parte de sus compatriotas, peligros de parte de los extranjeros, peligros en la ciudad, peligros en lugares despoblados; peligros en el mar; peligros de parte de los falsos hermanos; cansancio y hastío; muchas noches en vela, hambre y sed; frecuentes ayunos, frío y desnudez. Y dejando de lado otras cosas, estuvo su preocupación cotidiana: el cuidado de todas las Iglesias.
¿Cómo no admirar a un hombre así? ¿Cómo no agradecer al Señor el habernos dado un Apóstol de semejante altura? De hecho, el Apóstol dará el testimonio supremo con su sangre, bajo el emperador Nerón en Roma, donde se conservan y veneran sus restos mortales.
Cristo llegó a ser para él su razón de ser, y el motivo profundo de todo su trabajo apostólico. En sus cartas, después del nombre de Dios, que aparece más de 500 veces, el nombre que más menciona es el de Cristo (380 veces). Es entonces importante que nos demos cuenta de cuánto puede incidir Jesucristo en la vida de un hombre, y así también en nuestra vida.
Exclamemos con San Pablo: "Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?" (Rm 8, 31). Y la respuesta es que nada ni nadie "podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Nuestro Señor " (Rm 8, 39). Nuestra vida cristiana, nuestro compromiso entonces, se debe apoyar siempre en la roca más firme y segura que es Jesucristo. Y de Él tomamos toda nuestra energía, como escribe a propósito el Apóstol: "Todo lo puedo en aquel que me conforta" (Flp 4, 13).


Publicación arquidiocesana

PORTADA EMAUS ABRIL 2015

Seminario Mayor San Carlos y San Marcelo

seminario trujillo

Basílica Catedral

basilica catedral de trujillo

universidad-catolica-de-trujillo

odec trujillo ok

virgen de la puerta

Arzobispado de Trujillo

Trujillo fue elevada a la categoría de Arquidiócesis por el Papa Pío XII, el 23 de mayo de 1943.

Actualmente la jurisdicción de la Arquidiócesis de Trujillo abarca las provincias de Pacasmayo, Otuzco, Santiago de Chuco, Julcán, Ascope, Virú, Gran Chimú, Chepén y Trujillo, en el Departamento de La Libertad.

 


Contactoescudo OK

Arzobispado de Trujillo
Sede Central:
Jr. Mariscal De Orbegoso 451 -
Apartado 42, Trujillo - PERÚ
Teléfonos: (044) 231474 / 201961 / 256812 -
Fax: (044) 231473
prensa@arzobispadodetrujillo.org

 

2013 - Arzobispado de Trujillo - Todos los derechos reservados. Desarrollado por: CECOPROS